19 de diciembre de 2010

Texto - Hoy es otro de esos días

 CocoRosie - Gallows
Cuando estoy enfadada, mosqueada, cansada, aturdida o con ganas de llorar, no me gusta que me toquen, que me abracen, que me besen. Muestro indiferencia a todo, y mi indiferencia, crea al orgullo. Me crezco ante mis lágrimas tragadas y daño silenciosamente a mi alrededor. No toco, no abrazo, no beso; sonrío irónicamente o finjo carcajadas insípidas con aquellos a los que no quiero, conscientemente, perjudicar. 


Hoy es otro de esos días; otro de esos días en los que me vuelvo completamente arisca, aunque por dentro en ocasiones grite: "acércate a mí". Lo siento: pero sólo en ocasiones. 


Necesito pensar, y llorar ayudándome de una canción. Necesito limpiar mi mente y sentirme viva en mi propio país de las maravillas por un instante antes de volver a la realidad con una sonrisa. 

16 de diciembre de 2010

Texto - JAPY VERDEY ALE-KUN!! ^^

 Avenged Sevenfold - Warmness on the soul


 …JIRJIRJIRJIRJIRLS…
No te escribiré un comentario en el tablón junto a nuestros súbditos (jé xD), ni te mandaré un privado ARTUENTI. Te escribo una entrada en mi blog -como ves º0º-,ya que has sido el motivo del cambio de rumbo de mis escritos en él, navegando de la oscuridad a la luz, de los poemas a los textos, de perseguir una idea a permanecer junto a ti, querrido señorrrl del mundorl sensible. He aquí el final de School Rumble que ambos deseábamos; he aquí nuestra propia historia de la serie. Espero que sigamos escribiendo el guión de forma continua, para crear infinitos episodios de nuestra historia juntos –la cual… ¡quiero que sea muy ecchii! xD-.
Bueno, ¡no me enrollo más!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

video

(Bórrale el “no” del “no cumpleaños” XD Esta es la canción que te estaba cantando antes ;D)

Aunque más que años, ya te dije: ¡¡subes de nivel!! ¡Pasas al nivel 19 ya! Qué crack e_e! Piensa en ésto más que en que te haces un año más viejo… SI NO SERAS HUN BIEJO BERDEE WAHAHAH con una jovenSUEla como yo a tu lado… Ains û_û
Y además de cumplir años, cumples meses… ¡¡conmigo!! ;D 11 meses, 44 semanas (¿sí?) juntos compartiendo nuestro amor^^ *movimiento de coletitas*
Tendría tantas cosas que decirte en este día especial tanto para ti como para mí, que estaría todo el tiempo con ello y no podríamos hacer más cosas (*cof cof*)… así que ya te las voy diciendo durante el año^^ Hemos compartido tanto juntos que se me haría extraño perderte algún día… así que por favor, disfruta los 19 a mi lado :]
Jamás podría olvidar tantas cosas que hemos hecho, tantas experiencias (buenas y malas)…
¡¡FELIZ CUMPLECOSAS!! :D
Y pasa un año genialoso, cariño^^ ¡¡Te quiero!!


Pdt: Sí, por terminar de escribir esto no te he felicitado antes y he estado ausente del msn pasando olímpicamente de ti (gomen! ^-^'aunque juraría que parte de lo que me decías no me ha llegado) xD ^^ Oh, y en la foto, pone "ai shiteru". 

 BANG!! ;D

13 de noviembre de 2010

Texto - Redes Sociales

Que no me agregue más gente por la cara a no ser que tenga un motivo irrefutable.


Tienes una petición de amistad. Ilusionado vas a mirar quién es y no tienes ni idea de quién. Puede parecer obvio, pero no te suena de haberlo visto en tu entorno y quizás ni tengáis apenas amigos en común. Le aceptas, para cotillear un poco y buscar información de provecho con esa persona.
Apenas habláis. Pasa el tiempo y te das cuenta que la lista de amigos en común va en aumento... ¿Coincidencias? ¿Tú has conocido a sus amigos? ¿Tus amigos le han agregado? O... ¿ese nuevo "amigo" ha agregado a tu lista? ¿Por la cara? Sí, por la cara. Con la misma cara con la que te agregó a ti sin venir a cuento. 


Odio esa actitud. Si no tienes amigos, búscalos, pero no agregues a gente por la cara... y encima, con todas las confianzas, agregar a sus amigos e incluso a la pareja... ¡¡que eso ya es decir!! A veces ese tipo de personas se hace más amigo, por... cosas que sucedan, de los amigos tuyos a los que agregó por ti, que de ti. ¡Menuda cara!


Por eso, yo, personalmente, no acepto a nadie en Tuenti (pues Facebook no lo uso y no tengo Twitter), a no ser que sea compañero de clase, un amigo de amigo de algún evento al que asistimos ambos, alguien que me han presentado, un nuevo conocido... Vamos, que no sea de la otra punta del país que me ha visto en el Tuenti de una "no amiga real y sí de la amplia lista de su red social" y ha decidido agregarme para matar su aburrimiento. 


A veces me he encontrado con niñatos de catorce años (sí, ¡catorce!) pidiendo que le acepten pues, según ellos, "quieren conocer gente, y como me han visto me han agregado"; o tíos de no sé dónde fijándose en mi avatar que me agregan porque "qué buena estás" (y ahora resulta que tenía de avatar a Lykke Li) o "qué guapo soy"... ¡sí! xD una vez que tuve a Mika me agregó un chico preguntándome si era bisexual e_x ¡Ojo! No tengo nada en contra de los bisexuales, a mí me da igual lo que hagan los demás con su entrepierna; la cosa es que... soy una chica, le dije que no, que soy fémina y que no se fijase en mi avatar, y el tío... ¡me insistía! Es Mika. MIKA.


Que no, que no me agreguéis si no tenéis nada interesante que decirme o aportarme o un motivo real y de cercanía social para hacerlo ;D
Si lo hacéis, no esperéis poder entrar en mi perfil, porque no acepto, y si lo hago, en la siguiente limpieza quedáis inexistente en mi Tuenti.

8 de noviembre de 2010

Texto - Amor como yuxtaposición de...

Reflexión antigua sobre el amor; desde entonces, han pasado muchas cosas y habré cambiado mi parecer. Estoy en elaboración de una nueva perspectiva xD


Jess, a 9 de Octubre de 2011.

El “amor” no existe, sólo existe el capricho, la costumbre, el cariño y la atracción sexual.

Capricho a una primera o segunda visión de cierto individuo, o incluso a la indagación en su persona. Atracción de esa personalidad y encaprichamiento con ella. Se sabe lo que es el sentimiento pero se continúa, se insiste, la amargura por ello permanece mas… “es mi vida”, se cree, y no se quiere dejar de seguir. Una vez pasa un tiempo y conectas con otros individuos te das cuenta de que “no es mi vida”, la son los demás. ¿O sí qué lo es y crees, por la distancia ser- espacio-temporal, que no?... Y no hablo de un capricho de pocos días, sino de meses, o incluso años. Uno de ésos fuertes por lo que llegas a morir internamente.

Costumbre al estar cierto tiempo con una persona. Aunque en un primer momento no sintieras nada fuerte, el capricho, que conllevó a los celos, creó al paso del tiempo la costumbre y la idea de no deshacerte de esa actualidad. ¿Se habla de amor? La rutina hace pesadilla la convivencia pero doloroso el pensamiento de dejarlo; y a veces, de continuarlo.

Cariño, porque obviamente tenemos sentimientos y el cariño es una de las mejores emociones que podemos sentir hacia alguien. Encariñarse hace lo anterior dicho: difícil la idea de deshacerte de la actualidad.

Atracción sexual. Es bastante importante el sexo donde hay un supuesto amor. El sexo sin “amor” a mi parecer no tiene sentido, pero donde haya razones de “capricho, costumbre y cariño” sí tiene lugar. El cosquilleo y la obsesión por el otro y además hacer el amor es fantástico. La idea de abandonar esto, nuevamente, es desastrosa y muy triste. Hacerlo llevaría a la desesperación y la depresión definida o indefinidamente.

Para mí es eso el amor. Corrompido poco a poco por las circunstancias y el aguante mutuo y diario. Al comienzo es todo bello, novedoso, las emociones están alertas y los sentidos perciben sensaciones que antes no se sintieron o que llevaban tiempo sin sentirse.
Aún así no rechazo este tipo de amor. Me gusta, pues es el amor en sí. Pero es la definición que le atribuyo para poderlo nombrar como “amor” y no con esos sustantivos varios.
Puedo pensar que el mejor amor es el platónico, pues nunca muere mientras vive, mientras que el otro muere poco a poco en su existencia. El platónico se siente por completo siempre que ahí está. El “amor” muere en su avance por la búsqueda de la felicidad, sin saber que la felicidad se adquiere en los primeros días de su vida.
Aunque eso sí, mientras existe esa “cosa” llamada “amor” las emociones y el ingenio se intensifican, y eso me encanta. He desarrollado una afición nueva desde que me “enamoré” por primera vez.


Esto es lo que pienso, y puede ser cierto o no. No soy una escéptica de mi propio pensamiento. Sin embargo creo en la creencia de otras aptitudes acerca del objeto de mi teoría. Sé que puedo aceptar a muchas más como válidas para contrarrestar o desechar, en algún momento, las mías.

En este momento de reflexión he concluido esto acerca del amor. Siempre creí en él, pero mi experiencia me va haciéndolo ver de otro modo totalmente distinto. Esto no quiere decir, de ningún modo, que no crea ya en el “amor”; creer puedo creer, yo amo, amé y amaré. Amé un platónico, que si tuvo o no fin sólo lo sabe lo más hondo de mí. Amo y espero siempre amar al igual que me ame él siempre. Porque a pesar de las adversidades que puedan tener las parejas, de la sinceridad que tengo y de mis esporádicas reflexiones, yo procuro que mi romance no sea típico, intento que cada problema quede resuelto en su momento y no se acumulen malas ideas que corrompan rápido la unidad. Mi unidad la considero fuerte y deberían ser todas así, pues la vida no es fácil y no iba ser excepción el amor.
Todo daño en el tiempo hace más fuerte a su paciente. Sin roces en la pareja creo que no sería lo mismo, ni te darías cuenta de cuánto llegas a amarle, si existe eso llamado amor, o de cuánto le quieres contigo. Por eso yo, sea como sea esto, vaya como vaya la vida, lo que deseo, quiero, me encapricha, me atrae y anhelo es estar siempre, superando obstáculos, con Alex. Exista o no exista el amor que casi todo el mundo considera como tal, le quiero, y eso no va a cambiar. Es más, si lo que considero se define como amor, y amar es querer, anhelar, encapricharse, atraer y acostumbrar, le AMO.
No creo en los cuentos de hadas, pero sí en una extraña atracción llamada amor que es el que une personas en un destino inimaginable en un momento totalmente inesperado. Y me encanta.

Y eso es lo que pienso ahora que me he puesto a reflexionar. Y sé que mañana cuando me levante, si veo las cosas más claras me diré: “Pero Jess, si el amor sí existe”.
¡Y no digo que no exista! Solo que no existe como las personas consideran normalmente al amor. Sino que es más complejo, no es tan simple, encierra más cosas que un “te quiero”. Es complicado.
Para que se dé actúan varios agentes en él. El amor en sí es amor en potencia. Es algo que unifica hasta el momento de quebrantarse. Pero para que cumpla la función de unificar deben entrar otros factores indivisibles como son los citados allá arriba. Con ellos mediando el amor pasa a ser amor en acto, viviéndolo como amor amor, complejo y difícil de mantener.
La recompensa por mantenerlo es el bienestar. Se siente felicidad, como dije antes, en los primeros días (meses), pero como el bienestar es un tipo de felicidad, aclaro: la primera felicidad es la “novedad” y el sentirse muy queridos; la segunda es la permanencia y el saber acerca del otro, el recuerdo, el cariño supremo, la nostalgia… Porque si estos no estuviesen, la segunda felicidad no llega a existir y el “amor” se queda en su primera fase de felicidad.

Creo en él a mi manera. Amo. Y no puedo llevar una vida sin amar y sin sentirme amada.
Sea como sea… Quiero. Amo. Siento.
Me gusta y lo deseo.

El amor es como entrar en un estado de embriaguez o sueño donde todo se aguanta (hasta un cierto límite) por querer al otro y por mantener una felicidad reinante.
Sin amor no hay felicidad. NO hay.

7 de noviembre de 2010

Texto - ¡RECICLEN!

Yo... mmm... no sé vosotros, pero yo no quiero que mis hijos vivan en un mundo artificial y sin árboles, ni qué menos... pasar mi vejez sin respirar aire puro.

¡¡RECICLEN!! ¿Qué les cuesta?

A todos esos compañeros de piso que tiran cáscaras de huevo en la bolsa de los plásticos, cartones en la orgánica y plásticos pequeños donde pillan. ¡¡RECICLEN!!

Cartones van separados de plásticos, de orgánicos y de vidrios.
Orgánicos van separados de plásticos, de vidrios y de cartones.
Plásticos van separados de cartones, de vidrios y de orgánicos.
Vidrios van separados de plásticos, de cartones y de orgánicos.

¡PILAS APARTE! No crean que son orgánicas, ni plásticos... ni, por Dios, cartones; no, no son cartones.
No es tan difícil, creo que es más complicado aprender a encender un puto televisor. ¿Qué? ¿Que no es difícil? ¡Por supuesto que no! Entonces, reciclar lo es menos.

POR UN MUNDO LIMPIO y por supuesto, renovado. NO A LA TALA INNECESARIA DE ÁRBOLES NI A LA CONTAMINACIÓN POR LA DESCOMPOSICIÓN PAULATINA DE PLÁSTICOS EN EL MEDIO. Entre todos, echando los cartones y papeles (folios, cartulinas... -no, los del váter no-) en su cubo correspondiente, podemos hacer un futuro mejor.

PORQUE MIS NIETOS JUGARÁN ENTRE LOS ÁRBOLES MIENTRAS YO ALIMENTO PALOMAS EN EL BANCO DE UN FRONDOSO PARQUE, ¿VALE?

¡¡RECICLEN!!

25 de octubre de 2010

? - Adiós

 Soap&Skin - Mr. Gaunt PT 1000






Adiós...







15 de octubre de 2010

Poesía - Mi ninfa

 Sigur Ros - Se Lest


Tu dulce mirada, tus bellos ojos…
El viento sobre tu piel, sobre tu pelo agitado…
Tu sonrisa… rosada ante el bello sol.
Tu cuerpo expuesto a este preciado ambiente que nos rodea, …la Tierra.
El sonido de tu voz, dulce como el azúcar.
La profundidad de tus ojos cuando miran lo bello, lo natural, lo real… la realidad.

Bailemos, bailemos al son del aire entre la dorada hierba.
Cantemos, cantemos al tiempo que el calor roza nuestro cuerpo.
Caminemos… avancemos hacia un complaciente futuro.
Tú y yo.

Mueves los labios ligeramente mientras conversas; mojando tus dedos delicadamente en la fuente del amor.
Bebes de ella con soltura, y ríes, ríes.
Observas tu alrededor feliz; los árboles, las plantas; la fuente, el agua. Los pájaros, los nenúfares de mi corazón.
Tu amor, tu virginidad, tu vida bella, oh dama pálida… Atractiva ante la divinidad, en este paraíso que vivo cuando te percibo.
Escultural y sonriente te hayas ante la vida…como una pícara ninfa.
Mi pequeña ninfa.

_________________________________________________________________________


Aquí juego con una doble visión del texto. Por una parte, tenemos una perspectiva literal tal cual se lee: una chica muy bella se encuentra en un paisaje campestre con follaje donde hay una fuente, imaginándome un lugar como el de ciertas pinturas renacentistas, tal como el de La Primavera de Botticelli. Es un lugar mágico; ella juega con el agua, habla y sonríe felizmente; puede danzar, girar entre las flores.
Luego tenemos una segunda perspectiva, metafórica, donde la fuente representa un amado; el agua, su amor. Y los "nenúfares de su corazón", representan las emociones que él siente por ella. Y cuando él la contempla, percibe esa belleza, que es bella ante la belleza (divinidad) en sí.


Imagen: Se Lest, Sigur Ros

Texto - Es...

 Regina Spektor - Blue Lips


Estaba en un punto de desesperación tan alto que no podía ni imaginarme un futuro sin fuego. Sin quemaduras graves. Sentía que no podía continuar más, que hasta aquí había llegado mi vida con sentido. Miré al cielo crepuscular y caminaba por los alrededores de mi pueblo, procurando que el olor húmedo del campo y el viento suave me transmitiesen unas ideas más limpias acerca de la vida. De mi vida. Me paré ante un campo de ramas y troncos secos, donde probablemente hubo un incendio hace un poco de tiempo. Sentí nuevamente que ese era mi futuro. El agobio me acribillaba.
Con los últimos rallos de sol, percibí una silueta entre aquel cúmulo de ramas y troncos.
Una chica vestida de rosa pálido aparecía entre ellas, paseando sobre el seco campo. No podía ver su rostro, pero su pálido cuerpo se movía lentamente mientras sus ropajes temblaban con el aire. Se acercaba a mí. Poco a poco. Cada vez más cerca.
Aún sin verle el rostro, alzaba su delicado brazo derecho para extenderme su mano.
Un haz de luz me permitió ver su sonrisa. Me acarició la cara.
Aún no le vi el resto de su semblante. Pero algo me decía que era delicado, aunque escondiese un alma fuerte.
Movió los labios en son de decir algo que no oí, pero claramente leí en ellos su nombre: Esperanza.

Texto - Todo es lo que nada era


Épocas. Épocas caracterizadas por unos atributos únicos que no volverán. Canciones que marcaron ese punto en tu historia; imágenes que conformaron parte del curso de tu vida. Sonidos. Risas. Lágrimas. Palabras que en aquellos momentos eran lo más importante para ti, palabras que jamás querrías cambiar, mas ahora, has cambiado.
Los momentos que parecen durar para siempre desaparecen paulatinamente ante nosotros y no nos damos cuenta hasta que, años después, vemos esos recuerdos de alguna manera que nos transporta a ese pasado, y decimos: cuánta nostalgia, cuánto recuerdo, qué feliz era y qué ignorante. Pensando que eso era lo único en mi vida, y ahora tan llena de experiencias que dejaron hechos atrás, muy atrás, siendo leves suspiros en el tiempo.
Nada tiene la misma importancia que tuvo en el pasado. Todo es nada ahora, nada era todo antes.
Esa amistad perdida, ese amor falso. Esa ilusión, ese sueño. Nada es ahora lo que era.
Esas sonrisas por aquellas cosas que ahora miras con desprecio. Ese desprecio a algo que ahora amas. Todo es lo que nada era.
Cómo cambia todo, cómo avanza el tiempo. Cuando reflexionas te das cuenta de ello. Mirando atrás, a ese momento en el cual pensabas que NADA podrías soportarlo diferente a como lo tenías. Pero sí. Puedes, avanzas, caminas hacia delante y te olvidas de ese esfuerzo realizado por olvidar y esa lucha por crecer y no consumirte hasta quedar enredado en un ciclo infinito de dudas y miedos hacia la luz y la novedad.

Todo cambia. Nada permanece como está.
No nos percatamos de ello, pero... sí, todo cambia.
Aprovecha el tiempo que quizás lo que hoy es mañana no será.

27 de septiembre de 2010

Diálogo - Entre estrellas

-Anoche miré al cielo, ¿y sabes lo que vi?
-¿Qué viste?
-A ti rodeada de numerosas luces que resaltaban tu belleza... gritaban tu nombre. 

9 de septiembre de 2010

Texto - Amor real

  
  Interpol - All of the ways


Estoy entre cuatro paredes. En una de ellas hay una puerta que conduce a un estrecho baño que limpio cada día. La habitación tiene reducidas dimensiones y es algo ruinosa, donde la oscuridad es un atributo destacado. 


Yo no salgo de aquí. Desde el día en el que entré no he vuelto a ver la luz del sol. Sólo contemplo el brillo que desprenden sus ojos. Su cabello dorado, su piel suave. Siempre viste de oscuro. Nunca le vi llevando alguna prenda blanca. 


Yo cada día le espero ansiosa y con algo de temor. Pero es un miedo diferente al que he sentido siempre. Me gusta. Me activa.


Él me alimenta. Me obliga a desnudarme y me utiliza, cada vez que quiere. Él me ama. Por ello me trajo aquí. 
Me ama. Me ama. 


Y yo, le amo a él.


Por esa razón continúo encerrada en esta pequeña casa de alguna calle de Estocolmo.



4 de septiembre de 2010

Texto - Caminando por Nueva York



No quiero que te vayas.
No quiero que marches.
No quiero que te alejes de mí...
...
Caminando sola por las calles de Nueva York me acuerdo de todas las palabras que grité al viento cuando te fuíste.
Al viento, en el momento exacto, en el momento idóneo, pero en el lugar equivocado. No estabas tú.
Cogías el tren en aquel momento lejos de aquel paraje campreste donde te grité.
Mis lágrimas eran tan puras como el aire que respiraba.
Caminando sola, me acuerdo con nostalgia de los viejos momentos y deseo regresar a tu lado.
¿Volveré a verte? ¿Volveremos a reír juntos? ¿A llorar?...
Resbalan gotas de mis ojos.
...¿Volveré a llorar por ti?


Caminando sola, piso los charcos con energía. Mis botas ya están llenas de barro de tanto caminar desde el trabajo a mi solitario apartamento.
Otro cumpleaños sola, otro año sin ti. Los recuerdos de los años de instituto envuelven mi mente como imágenes insonorizadas. Me acerco a casa, bajo la lluvia. Las gotas de mis ojos se entremezclan con las del cielo, dejando mi rímel aún más esparcido. 


Camino y camino. Me paro en seco frente a mi puerta. Cae mi paraguas al húmedo suelo.


Allí estás tú.


"Feliz cumpleaños, Katy."


Todo se ha silenciado. Aunque oigo llover. Y al fin vuelvo a ver tu níveo rostro.


Imagen by Deviant Art

Texto? - Be mine.

 Placebo - Centrefolds

Hoy quiero danzar.
Volar mientras bailo.
Sentir que la música mueve mis articulaciones.


Hoy quiero... flotar sobre el suelo
Girar.
Rozar mi piel junto a la tuya en un baile que nunca acabe.
Penetrarme en la noche, mirar hacia arriba y cerrar los ojos. 
Notar el aire en mí, el rocío sobre nosotros.
Mover la cabeza hacia los lados. Sonreir.


Hoy quiero danzar junto a ti.
...Y que seas sólo para mí.
Imagen by Deviant Art

1 de septiembre de 2010

Texto - C L A N N A D

Mi interpretación de la historia



Advertencia: Si planeas ver este anime o estás en ello, no leas esta entrada a no ser que quieras ser spoileado. Una vez la termines, hazlo y déjame un comentario o envíame un email para concretarle un final :)


Tomoya quiere irse de la ciudad donde vive; odia su vida, su monotonía, su situación familiar. Pero a pesar de ser un chico desdichado, ayuda a los demás a conseguir la felicidad, y por ello se le ve en la serie ayudar a determinadas personas desconocidas, que constituirán los amigos de toda su vida. 


En esa ciudad existe una leyenda, y es que por cada persona que alcance la felicidad, una lucecita se eleva al cielo -esa lucecita es la felicidad-. Todas las luces "van a parar" al otro mundo, al mundo donde se encuentra la niña solitaria. Esa niña es la hija de Tomoya y Nagisa. Ese mundo es el mundo que ha alcanzado su fin, aquel donde ya no existe el tiempo y por ello nadie nace ni muere allí, salvo la conciencia de Tomoya en el robot que contruyó la niña. 


Acerca de la creación de ese mundo, tengo dos perspectivas:
    
    1. El mundo con la niña se crea cuando ésta nace en el mundo real. La chica siempre se encuentra sola, porque en el real es abandonada por su padre. Crea el robot con el alma de su padre para sentirse acompañada, tener a alguien con quien estar. Ese momento es paralelo al que se encuentra en la realidad con él y le dice "ya no estoy sola". En ambos encuentra a Tomoya en diferentes formas para dejar de estar sola.
    
    2. El mundo se crea mucho antes de nacer la niña, y para poder darle la felicidad a Tomoya más adelante cumpliéndole los deseos, nace. Pero si no naciese el único deseo de Tomoya, que es estar con Nagisa, no haría falta ser cumplido porque ya lo estaría. De todos modos Nagisa es muy enfermiza y estaría en riesgo en otras ocasiones; además que ella deseaba tener un bebé y sería inevitable hacerlo. La hija vino al mundo para traer la felicidad, que sino de ahora, posterior. 


Por tanto, tras la muerte, el mayor deseo de Tomoya es volver a tener a Nagisa, y cuando la hija enferma, desea que por favor Nagisa ayude a su hija y que regrese. La hija está en estado grave y muere, muriendo en el otro mundo como sacrificio y el mundo se destruye. Entonces las luces que envió al otro mundo, las luces que conceden los deseos, se lo cumplen puesto que esas luces "le pertenecen a él", gracias a él muchas personas fueron felices y esas luces están a su favor.
Pero, ¿por qué no le concedieron antes el deseo de que Nagisa no mueriese, o el deseo de estar siempre junto a ella? Las luces conceden el deseo de quien las toca y una de ellas le penetró en el pecho tiempo después de reunirse con su hija. Fue una de las luces más importantes, la de la felicidad de su padre, hacia el cual acarreaba cierto resentimiento desde hace años. Como ganó muchas luces durante su vida, hizo buen cúmulo, y al ser tocado por una de ellas su mayor y único deseo fue cumplido.
Así pues, la vida retrodece al pasado, al momento en el que la hija nació, pero esta vez no muere Nagisa.
El deseo de Tomoya de ser feliz con su mujer y su hija se hace realidad,y mantiene su clannad, su familia, que es lo más importante en la vida.
Así nadie se vuelve a sentir solo, ni aquí ni allí donde nadie nace ni muere, y por tanto, donde no hay familia.


~O quizás todo sea cuestión de destino, y pasó por que tuvo que pasar; a veces las cosas se enreversan y acaban de manera sencilla, de modo que deseamos que muchas no hubieran pasado para ahorrar líos y miseria. Pudo ser cosa del destino que Tomoya tuvo que experimentar lo mismo que su padre para llegar a comprenderle y así, saber perdonarle y reconocer que fue un buen padre. Sería cosa del destino que se encontró con su abuela y recordara los buenos momentos y no los malos únicamente.


~Aún así, no me cuadra que Nagisa desease representar la historia del otro mundo, por que no debería conocer su existencia. Y Tomoya sueña con él y no lo recuerda. En la serie decía que le sonaba de algo pero no sabía de qué, al igual que ella. Es bastante extraño. Me da por pensar que Nagisa estuvo en aquel mundo o que vivió en la misma situación que la hija, y que nació para traer felicidad a sus padres. Y que Tomoya estuvo antes allí. O que el mundo es como el cielo y la chica un ángel enviado a conceder felicidad al alma que le acompañó, que es de Tomoya; y las luces son almas, felicidad en alma. Pero éstas son hipótesis que considero demasiado enreversadas.


~Quizás también puede ser que los deseos más fuertes de las personas se cumplen tarde o temprano por ayuda de otra persona especial: los de Nagisa, Fuko, Kotomi... se concedieron gracias a la fortaleza que les proporcionaba Tomoya; el de Tomoya, gracias a su hija... Cada uno es ayudado por una especie de ángel de la guarda y todos ellos tienen un alter ego en aquel mundo, pero nadie se encuentra allí porque son dimensiones diferentes. En el mundo real, todos acaban siendo de la misma familia. Pero en fin, no confío en esta hipótesis, me fío más de la primera que he puesto.


Me gustaría saber la realidad de la serie. ;o; 


Texto - Alex

El tiempo avanza cambiando nuestras circunstancias, que, siendo nuestras, nos arrastran hacia el futuro.
Los acontecimientos pasados hicieron que el destino uniera nuestros caminos, yuxtaponiéndose para continuar por uno solo en un momento irónico para ambos: la feria. Odiamos este festejo y aún así fuimos, nos encontramos, nos conocimos, y esa noche hablamos de aquellas cosas que realmente nos gustan sorprendiéndonos de ser en cierto modo similares.
Por aquel entonces pasaba de esas similitudes como algo sublime, como algo coincidente y rallante; por aquel entonces sólo tenía un deseo que pronto descubrirías. Y a pesar de estar ahí rallando y amargando hasta hace realmente poco, he de admitir que lo que la vida me ha dado lo acojo con ganas, y que ese deseo, poco a poco fue consumiéndose para ser solamente parte del doloroso aun bonito pasado y tener con ese recuerdo un presente tranquilo.
Hablábamos muchas veces del destino y estabas seguro de que nos unió; yo no opinaba lo mismo de la misma manera pero ahora, puedo creer que sí. Viniste para sacarme de mi abismo poco a poco, para que, con las cosas que amas y odias, me hiciera mirarte con otros ojos al opinar como tú. Es obvio, o eso creo, que en el futuro pueden existir momentos en los que mire atrás con anhelo, a ese “atrás” que no queremos recordar y que me hizo saber por primera vez lo que era sufrir con las emociones. Desde entonces, sé que compraría un camión de emociones para vender felicidad y comprar la amargura, guardarla y destruirla. Pero aunque sea obvio, no hay de qué preocuparse. Le mantendré en mí como una amistad que siempre conservaré con sumo aprecio y no como un frustrado amor.
Anoche, con lo de respetuoso, me refería a que eres demasiado bueno conmigo, puesto que jamás he recibido desdén, palos o ironía por tu parte sino todo lo contrario: respeto, cariño, perdón, constancia… Cualquier persona similar a mí desearía tener una pareja como tú, una persona así de atenta y paciente que mire tantísimo por su acompañante. Digo similar a mí por nuestra personalidad, aquellas cosas que nos gustan y odiamos y que nos hace congeniar.
Mereces la felicidad, y espero poder proporcionártela tal y como la necesites. Espero hacerte feliz, muy feliz.

Y cómo no escribo por la noche. La vigilia y el insomnio son los mejores incentivos para la escritura, y tras pasar el día junto a ti, he visto necesario decirte estas cosas, aunque las sepas ya. Me cuesta tantísimo decirte todo a la cara, actuar de manera muy cariñosa… A veces tengo las ganas de hacerlo pero no puedo, algo me lo impide, como anoche… Le di millones de vueltas antes de decirte simplemente que por qué eres respetuoso y bueno… y conmigo, y otras millones antes de decirte que te quiero justo cuando mi padre vino. Quiero a veces decirlo en momentos esporádicos, pero, no puedo. No soy capaz de dejar ver mi interior. Espero poco a poco destruir mi estúpida barrera porque, a pesar de construirla para evitar daños, no es perjudicial demostrar amor a las personas que realmente me quieren. Lo siento.

Estaba esperando para escribirte un mensaje así en una fecha especial, pero ha surgido ahora y no he podido esperar. Pronto hacemos siete meses, así que, tampoco es adelantar demasiado una cosa especial xDD

Te amo.

Y siento el daño que he podido causarte.

Texto (infinito) - Ser ser

¿CUÁL ES LA REALIDAD DE MI SER?

Ser soy, soy persona, soy egoísta, soy por tanto de ser humana, inquisitiva.
De pequeña siempre pensaba que podemos construir la vida como queremos. Que lo difícil se torna con visibles soluciones y que los sueños se hacen realidad. De pequeña ansiaba libertad en el futuro, ansiaba encontrar un amor puro y verdadero, el empleo de mi vida y la casa con jardín que aparecía en mi mente cuando pensaba en el porvenir.

Deseaba una libertad llena de alegrías, una libertad que, a pesar de los riesgos que conlleva, a pesar de las responsabilidades, me diese la felicidad. Esa libertad que sería empleada en vivir como deseo. En subir y bajar, en ir y venir, en irme y llegar. Una libertad que daría a mi vida la verdadera chispa del vivir. Pero, ¿esa libertad es buena totalmente? La libertad me haría cometer muchos errores de los cuales me arrepentiría. Y la responsabilidad, que va ligada a ella, sería mi riesgo a tomar. Decepción sería lo que me llevaría con esa libertad que, por las circunstancias que fuese, emplearía mal, marcando mi camino por senderos peligrosos, por senderos equivocados. Debería cargar pues con ello hasta encontrar la salida y realizar la elección correcta en ella mi libertad.

Deseaba un amor puro y verdadero, con el hombre que siempre soñé, la persona de la cual me enamorase. Con el tiempo te percatas de que no es posible y de que la realidad no tiene para ti ese hombre ideal, sino que lo aparta de ti. Cuando conozco a una persona la analizo psicológicamente para ver si me conviene. Una vez la considero apta, puede gustarme, pero cuando es muy apta me enamoro de ella. Y sólo puedo enamorarme de una persona en un mismo momento, no llevar dos enamoramientos paralelamente. Una vez acabe ese amor me enamoraría de otra. O quizás una de las veces no es amor de verdad, puesto que pienso que la vez que más sufra, la vez que más dure, que más sueñe, que más llore, es la vez en la que de verdad me enamoré. Y no es para mí su amor. Tengo fe en que algún día sí lo sea. Toca esperar, de nuevo. Toca esperar a que el sueño con una persona de la cual ya sé de su existencia y la conozco, sea para mí; y no esperar a como estaba antes a que una persona cuya existencia podría ser verdadera pero no conocía viniese a mi vida.

Soñaba con ser una gran científica metida en Greenpeace que, trabajando en reservas naturales, ayudaba a los animales a vivir y a no tener enfermedades. Soñaba con una oficina donde trabajar lo que más me gusta. Soñaba con ser la criminóloga de una comisaría de policía llena de varones. Soñaba con darle al mazo en aquel juzgado donde se condenaba a un miserable asesino. Soñaba con defender la justicia hasta el final.
Soñaba. ¿Para? Convertirme en una profesora de bachillerato que lo único que sabe es- y no es que me frustre ello- explicar cómo interpretan la realidad un par de antiguos.
La realidad. Yo también sacaré mi propia teoría acerca de lo que es la vida -aunque en ella entre realidad y ficción-. Teoría que llevo elaborando toda mi vida. Y que, no me servirá para ayudar animales, para salvar la justicia ni para aprender acerca de la mente humana, pero sí para dar un paso más hacia la solución de todas las preguntas sin respuesta que actualmente existen a nuestro alrededor en el día a día y que tanto hacen pensar a las personas con cerebro.
Prometo a mí misma que cuando acabe la carrera de Filosofía, haré otra. No me quedo conforme ni me siento contenta, necesito sentirme llena y para ello iré poco a poco llenando la dimensión interna de mi felicidad. Ciencias, letras; teorías y conocimiento; necesito saber de todas las cosas para ser realmente feliz. Necesito aprender la mente humana, y he tenido la oportunidad y la rechacé por querer aprender la ciencia de la vida, pero he tenido que desistir de ella. Cuando aprenda la sabiduría de la filosofía haré mis otras partes realidad, haré a mis otras facetas felices. Quiero ser la polifacética que siempre soñé. Ansío conocimiento, ser como aquellos del pasado que sabían todo. Quiero ser feliz con el intelecto.

Para mí la inteligencia es de gran valor. No puedo querer a una persona sin que posea ciertos requisitos mínimos: que su inteligencia le dé para una moral adaptada al bien.
Cuando conozco a alguien lo primero en lo que me fijo es en su cerebro. Y no para comérmelo como un caníbal, sino en lo que lleva dentro, en su personalidad, su actitud, su madurez y su perspectiva acerca de las cosas de la vida. Es importante para mí la moral de las personas para llevarme bien con ellas. Una moral y ética que considere apta para ser mi amigo. Una personalidad ideal para que sea mi pareja.
No obstante me fijo también en el físico. La belleza externa de una persona también se hace valorar. Obviamente que juzgo la belleza, opino de quién es bello y de quién no, sé decir si un cuerpo es famélico o torneado, como todo el mundo. Pero sin olvidar que lo importante reside en el interior. Como con una obra de arte, sé decir si me gusta o no, si me parece bella o no, pero cuando conozco su sustancia, su significado y simbología, puedo opinar mejor. Lo mismo.
Y la belleza es algo bastante relativo. A cada uno le atrae algo diferente de las cosas. Hay a quien le gusta más un cuadro de Monet y a otros de Picasso. Para mí los clásicos siempre serán los mejores, pero teniendo en cuenta la mentalidad de la época de cada uno de ellos y las circunstancias que marcaron sus vidas puedo llegar a querer más un cuadro abstracto que gótico. Con las personas sucede lo mismo. Para mí es bello un hombre que sea como una escultura griega, pero puede parecérmelo más otro con la mentalidad adecuada.
Pero, en sí, ¿qué es la belleza? Supongo que aquello que te gusta y te llena, aquello por lo que sientes verdadera atracción.
Para un necrófilo un cadáver es bello. Para un músico, su piano. Para un pintor lo es su pincel y los cuadros de sus artistas favoritos. Para mí, y supongo que para muchos, la vida. Mas ésta contiene bastantes cosas que puedo considerar como malas y que desecharía de ésta para hacerla perfecta. Pero, ¿las cosas que nos gustan no poseen imperfecciones? o seré yo que las veo porque analizo todas y cada una de ellas en profundidad.

Creo que uno de mis problemas es la analítica. Suelo absorber todo lo que veo y dividirlo en partes muy pequeñas, analizando cada una de ellas, buscándole los pros y contras, lo bueno y lo malo, según mi consideración. La analítica me ha hecho que en mi libertad cometa errores muy grandes por los cuales he pagado entre lágrimas. Conozco el mayor error de mi vida. Una vez, pensé que el mayor error que se puede cometer en la vida es enamorarse, o asesinar, o quizás suicidarse. Porque todas esas cosas no tienen solución. En mi vida, el mayor error no fue enamorarme, aunque sí implicó que mi vida fuese a peor en ciertas circunstancias. Pero el amor viene, el amor no lo eliges tú, o quizás sí e inconscientemente sin darte cuenta porque piensas que es la persona ideal para ti y se crea una obsesión interna que te amarga los días si la anhelas. Por ello enamorarse no es un error personal  propiamente dicho porque no se es verdaderamente consciente de ello.
Para mí el mayor error de mi vida fue, tras pensármelo muchísimas veces, matricularme en el Bachillerato de Sociales. No es un error tan malo como los citados pero sí mi vida también fue a peor en ciertas circunstancias y de un cierto modo tampoco tiene marcha atrás. Y menos mal que no me metí en el de arte. Menos mal que, a pesar de admitir mi capacidad y de asumir que sería una buena alumna y tendría dos años tirados,  también supe que no era mi verdadera vocación puesto que el arte es para mí un pasatiempo y no una dedicación constante. Menos mal. La preinscripción fue allí, pero supe retroceder... Con ciencias, no lo hice, no me metí, y ello fue mi tragedia, mi arrepentimiento mayor dos años después. Todo fue por temer. El miedo, un sentimiento común, nos lleva a veces a realizar elecciones que no nos convienen; el temor al fracaso es un pequeño diablo que encamina hacia el mismo fracaso. Debía haber escogido Ciencias, aquellos dos años no habrían sido tan malos. Con sobresalientes en las ciencias y un 6 en matemáticas, debí haber seguido los consejos de mis profesoras de ciencias y haberme matriculado. El arte se me da bien, las sociales son de cabeza, los números se me dan mal, pero... ¿no habría sido mejor luchar por ello? El profesor de 4º no es el mismo que el de 1º, ni el de primaria el mismo que el de la universidad. Si me hubiera dejado llevar por mis pasiones y no por un razonamiento negativo, pensando que suspendería y que eso heriría mi orgullo, ahora estaría tan contenta en Biología cumpliendo el sueño de la niña positiva que fui. Pero no. Mi orgullo, oh, mi orgullo no podía herirlo, no podía suspender y quedar detrás que todos los de mi clase que fuesen desenredados en las matemáticas. Ahora es cuando me quedo por debajo del resto por intentar ser lo que no fui y por intentar ser todo lo que seré. En ciencias habría sufrido, bastante, pero una vez pasasen los dos años efímeros y de lucha tendría mi intelecto capacitado para continuar por el camino del saber científico y estaría orgullosa de habérmelo sacado. El temor, idealizado a peor por el pensar constante, me traicionó el futuro; temer al fracaso y a repetir curso, me hace ahora odiar mi decisión. El de Sociales no era todo de rosa, en sociales estaba economías, que jamás me gustó y por el profesor que tuve apenas me gustaron. Pero no las odiaré, porque si no me ocurrirá como con matemáticas. No odiaré nada y a partir de ahora no temeré.

Tampoco temeré a otros obstáculos de la vida que no sean del conocimiento. No temeré a la independencia ni a nada que conlleve libertad. Obviamente esa libertad la usaré con un poco de miedo que será lo que me haga ser responsable. Responsable y moral.
Con las experiencias aprendemos más responsabilidades. Con la experiencia aprendemos de la vida, y no con lo que nos enseñan en las escuelas. Por esa razón yo apoyo la educación moral desde primaria, porque pienso, que actualmente la educación que se imparte no es la adecuada. Enseñan a los niños a ser mejor en matemáticas o en lengua pero no a ser personas. No los educan psicológicamente, no les ayudan con su personalidad. Hay niños que crecen creyendo cosas de sí que no son. Y otros, implantándole esos pensamientos a aquellos inocentes. La educación debería completarse con psicología infantil y ética, una ética donde se enseñen a los más pequeños a convivir, a amar y a respetar. Esas cosas, las dejan para la catequesis (cosa que después, años después, ya se han pasado por el forro y olvidado) y a los padres. Lo importante de la educación no es pues los conocimientos adquiridos de intelectualidad, sino la personalidad. Si fuese maestra de primaria la implantaba.
Por ello considero que hay depresiones en esta vida. Si desde pequeños ajenos han atribuido a nuestra personalidad caracteres negativos, como inferioridad en algún factor o complejo, creará en el crecimiento esa sensación de ser menos importante que los demás que acompañará durante toda la vida al ser en cuestión. Si desde pequeño se ayuda a esa persona dándole positivismo se evitaría que de mayor tuviese ciertas depresiones o desconfianza en su persona. Y además, que aquellos con afán de ser el mejor que los demás y pisotear, se iría al carajo siendo una persona más noble y de confianza.

Hablando antes de experiencias, que con ella, se crece, debemos llenar pues la vida de experiencias y variadas situaciones que nos proporcionen sensaciones y perspectivas diferentes a las habituales. La experiencia cambia a veces los pensamientos de las personas. Hay personas que opinan que el aborto es lo mejor hasta que padecen un embarazo no deseado y se ven envueltos en esa red de dudas. Yo soy de ésas personas que lo apoyan, con razones óptimas para ello; pero que si se viesen en esa situación no sabría qué hacer, y que en ese momento decidiría. Sinceramente, no quiero saberlo. No quiero pasar por ello. Por esta razón no sé si responder afirmativamente o negativamente a la Ley del Aborto. "Sí", suelo decir, pues hay muchas perspectivas y cada cual debe hacer con su vida lo que desee mientras no atente contra los demás. Aquí es cuando los no abortistas saltarían diciendo que atentamos contra la vida del bebé. Pero, ¿qué bebé? Es bebé cuando nace. Es feto mientras no. De todos modos vuelvo a decir que no sé lo que pensar.
Me he desviado mucho por el tema de la experiencia. Pero lo que quería decir desde un principio, sin contar el inciso del cambio de mentalidad al experimentar, es que la vida sin experiencias no es vida, es vacío. Por ello consideré, cuando mi padre me dijo " escucha la música pero no vayas al concierto", que él no es de los que apoyan la experiencia. Sé que la situación económica está mal y que no debería desperdiciar el poco dinero del que disponemos en irme de conciertos. Pero yo no pedí un concierto cualquiera ni un concierto por irme un rato. No, pedí cumplir uno de mis sueños, pedí experimentar una realidad que deseaba sentir. Pedí ir al concierto de uno de mis cantantes preferidos con gente que merece la pena. Hace un año, mataría por ir a ver Interpol y con el chico que amaba. Ahora puedo ir con él y más amigos, experimentar esa sensación, brillar viendo a mis cantantes. ¿Por qué no voy a cumplirlo? Se ha presentado la oportunidad y puede ser la última. Mi padre dice que siempre le cuento lo mismo, que si es la última vez, que si es la vida, etcétera. Pero, ¿no es la verdad? ¿No es, la vida en sí, corta y amargante? La vida tiene también sus cosas buenas, que son, a veces cosas grandes que te llenan parte de ella, y a veces cosas pequeñas como ésta que, aunque parezcan chorradas, aportan gran felicidad. Y luego, en el recuerdo, queda como algo bonito que te pasó, algo que viviste con ilusión y alegría que te hizo muy feliz durante semanas. Una pequeña cosa como ir a un concierto un par de horas con determinadas personas puede hacerte feliz. Una cosa que llevabas deseando que pasara viéndolo como un imposible. Experimentar eso. Experiencia.
Volvemos a la experiencia. ¿No es mejor experimentar que soñar? ¿No es mejor tenerlo que desearlo? Como dijo una vez Descartes, "es más perfecto existir que existir como idea", es más perfecto tener un 10 que tenerlo como idea que tendrás un 10, es más perfecto experimentar que has ido al concierto de tus sueños que soñarlo y no experimentarlo en la realidad. Ser es más perfecto que no ser y aspirar a serlo sin llegar.


Cambiando de tema. A veces pienso que soy bipolar. O tri, o multi. Bipolar o “multipolar” debido a mi polifacética personalidad. Pero, ¿y qué? Me gusta todo. ¿Quién no dijo algún día que quería ser astronauta? Es una cosa bastante complicada y sin embargo, en la ignorancia de los niños, muchos crecen con la ilusión de serlo. Habrá quien se tome en serio esa idea, y, que gracias a su inteligencia y esfuerzo, consigan ir a la NASA. Otros desistirán con el tiempo y serán otra cosa que les llene nuevamente, o simplemente que dejaron esa idea como una idea del momento de comenzar a soñar. Sin embargo, creo que comenzamos a soñar desde que nacemos, desde que sabemos que el mundo es nuestro hogar ahora y que tenemos una vida que completar.
En ella tendremos que ir tomando caminos que nos llevarán a nuestro futuro. Y el futuro cambiará según elijamos. ¿Es el destino pues? El destino es quien marca el camino y nos hace tomar decisiones, o el destino cambia según las decisiones que tomamos. Puede ser que mi destino fuese en un principio ser Psicóloga y que por las decisiones que tomé ahora mi destino es ser otra cosa. O también, puede darse el caso que mi destino es desde un principio ser otra cosa y que por ello estuve destinada a pasar por esa elección y elegí eso por manos del destino. ¿Tomar decisiones porque es el destino o hacer otro destino al tomar decisiones? No sé si Fortuna nos ha marcado a todos con un camino concreto lleno de dudas que nos hacen pensar que podemos tener otros destinos y deberíamos dejarnos llevar porque sólo hay uno, o Fortuna no existe y el destino lo marcamos nosotros mismos con cambios y decisiones.
Elegir no me gusta. En el caso en que nosotros marquemos nuestro futuro, elegir consiste en renunciar. Renunciar es perder del futuro una realidad que se torna inexistente, viendo en mente una vaga visión idealizada de lo que sería. Mi realidad futura ahora es lo que será, lo que he elegido sacrificándome las demás. No pueden poseerse varias realidades que caminen a la misma vez en el tiempo.
Y eso me frustra. En el caso en que Fortuna nos marque, no deberíamos frustrarnos por los desechos. Mas quizás, y pensándolo razonadamente quizás sea cierto, que queremos creer que el destino es único para no sentirnos culpables de nuestras decisiones y errores, para quitarnos una responsabilidad de encima a la hora de ver que nos hemos o no equivocado. "El destino lo quiso", suele decirse.

El destino, sea el que sea y se desempeñe como se desempeñe, es la realidad de nuestra vida. Pase lo que pase o hágase lo que se haga es así la vida y hay que aceptarla. Y sea como sea pues, lo que siempre estará ahí es nuestra opinión y decisión. Elegir. En eso consiste la vida. La vida es una sucesión de elecciones interminable. Elecciones que marcan nuestra realidad y nos hace soñar con lo ideal. La vida no es lo ideal, la vida es lo real. Por ello ideal y realidad no son lo mismo. El hombre siempre tiende a tener decepciones, porque idealiza mucho las cosas y cuando abre los ojos a su vida misma choca con la ruda realidad. La realidad que es su destino, quizás, o su elección frustrada, o su destino elegido por él, o su destino impuesto por Fortuna.

Mi destino ideal sería el siguiente:
 Ir a la universidad a estudiar lo que siempre soñé. Realmente decir "lo que siempre soñé" es como decir "las cosas que me encantan". No puedo tener nada en claro puesto que me gustan muchas cosas. Tengo parte de mi vida ideal en oficinas y de ejecutiva, en consultas propias y como intensiva en una reserva de animales o un zoológico cuidándolos. Lo que sí tuve siempre claro es ir a la Universidad e instruirme en algo que me proporcione parte de felicidad, parte porque sé que no toda.
Otra de las cosas que tengo en mi ideal es colaborar en Greenpeace. Siempre soñé con ir de voluntaria a salvar ballenas, impedir la caza de focas, o ayudar a leones. Y más, y más cosas. También colaborar con voluntariados del Tercer Mundo, para proporcionar alimentos y medicina a los más pobres y ayudarles colaborando.
Además, siempre deseé un amor verdadero que encontraría de más mayor y él se enamoraría de mí. No podemos decidir esas cosas, pero sí soñarlas, y siempre soñé con ello. Puestos en la realidad, sé qué persona deseo que sea. Y ojalá ocurra. ¿Ocurrirá? Tengo Fe en que sí. Mucha Fe. Fe en que siempre esté ahí conmigo y no me abandone.
También soñaba con mi casa. Sería una casita rústica con un gran salón donde, frente a un ventanal que dé al jardín, colocaría un piano de cola para tocar y tocar los días de lluvia. Allí aprendería mi hija a tocar, a la cual instruiré con las cosas que me hubiera gustado hacer de pequeña. En el jardín, la parte del ventanal, sería bastante botánica. Y por otro lado, una piscina para soportar los veranos. También tendría un ático que sería mi habitación especial, con un sofá y mi escritorio, y una estantería llena de libros y de mis cosas del pasado. Allí pasaría bastante tiempo. Una habitación infantil para mi/s hijo/s, que, aunque me gusten los mellizos y gemelos, quiero que venga una y después otro. Una chica, a la que llamaría Natalia en un principio pero que ahora llamaría de otra manera, con nombre extranjero por supuesto, y un niño al que quería llamar Tomás pero ahora no.
Una habitación de matrimonio bien montada donde él... durmiese conmigo. Un baño en nuestra habitación, que daría a la de los niños para que no nos oyesen. Junto a la de los niños, el baño de arriba. Bajando por unas escaleras de madera bien bonitas y con alfombra, una recepción, y un salón espacioso y bien amueblado, con sus sofás, su mueble de TV con sus accesorios y su piano en el rincón, donde encontraríamos el rincón de la música. Una mesa comedor, y cerca, la cocina, con su barra a modo bar donde poner cosas; muy completa y con una mesa junto a un pilar. Una salita para estar tranquilo, un baño junto al porche del jardín, donde comeríamos en verano. Frente al porche de madera una piscina, y por la otra fachada de jardín una zona botánica con un columpio colgado. Lo ideal para hacer una casa a modo antiguo pero con modernidad en el interior. Una casa espléndida. Y por supuesto, mi coche, un coche sencillo para ir a trabajar, sea cual fuese mi empleo que me gustase. Pues el empleo no soñé con nada concreto ya que cambio demasiado.
Mi casa se situaría en una zona fresca de Andalucía y cerca de la playa. Pero no al lado. Construida a mi modo. Iría de visita a mis padres y mi familia de vez en cuando, y les invitaría a comer en casa en muchas ocasiones.
Acerca de la independencia laboral, en las vacaciones, ir de viaje. Visitar todos aquellos países que siempre he deseado. Ir a Japón, Francia, Inglaterra, algunos de África, a Nueva York, a Nueva Zelanda, y múltiples países de Europa que no he nombrado. Llevarme de viaje a mi madre o a mis padres, para que conociesen más mundo y para que ella viese países que le gustaría ver. Claro que empezaría llevándomela/os al País Vasco. Lo tengo claro.
También me gustaría hacerme de mayor muchos amigos con los que compartir experiencias y vivencias, y tener mi círculo propio de pensamiento.
Hacer más carreras para completar más mi conocimiento, como el grado de Psicología o de Criminología, ya que haré el de Filosofía; así podría ser más cosas que profesora en esta vida. Y lo haré, lo deseo. Además sacarme un módulo de Fotografía y a poder ser de más cosas. Ampliar y ampliar cada vez más los conocimientos. Ser lo que quiero ser: una intelectual.

Mi vida perfecta pues se basa en eso, acompañada, obviamente, de salud y felicidad. Mucha salud para todos nosotros. Y capacidad para ejercer lo que nos gusta. Otro deseo que me gustaría ver cumplido es ver a mi madre como escritora reconocida por el mundo, o al menos, por España. Ojalá. Y el otro deseo infantil que tenía de pequeña, que era tener un hermano, no lo veré cumplido. Por ello a mi hijo primogénito le daré un hermano. Mis hijos aprenderán música e inglés desde pequeños y lo que dicté más atrás: psicología.

De deseos se constituye la vida. Cumplirlos es nuestra misión. Vivimos para alcanzar las cosas que nos gustan. Para mí es un misterio que nos guste determinadas cosas y otras no, que haya tanta variabilidad de pensamiento y que vivamos. Y que la felicidad sea algo que buscamos con ansias. Todo es un misterio. Pero ya que vivimos, habrá que intentar ser lo más felices posibles.


Aunque a veces creo, que ya no quiero soñar, que ya no quiero crearme más ilusiones con el porvenir.